Patricia Mira González

Preguntas frecuentes sobre las sesiones de psicología

Es normal que antes de contactar conmigo te hagas algunas preguntas, por eso en este apartado podrás consultar las dudas más frecuentes que le surgen a mis pacientes antes de comenzar con las sesiones de psicología. Si alguna de tus preguntas no se encuentra en esta lista, contacta conmigo y resolveré tus dudas. 

Sesiones de psicología - preguntas frecuentes

El trabajo de una psicóloga es el de ayudar a solucionar y dar las herramientas necesarias a las personas que acuden a ella para que estas tengan la calidad de vida que desean.

Las sesiones se dividen en tres grandes grupos. 

  1. Valoración: cuando tenemos una dolencia vamos a nuestro médico de cabecera y le explicamos cuál es nuestra dolencia y tras muchas pruebas, como análisis de sangre, radiografías, etc…él nos puede indicar cual es nuestro diagnóstico y prescribir un tratamiento. En el caso de los psicólogos nuestra forma de evaluar es mediante preguntas para obtener esa información de nuestros pacientes, incluso de las personas de su entorno (siempre que el paciente lo desee y se pueda obtener esta información extra). Cuanta más información y cuánto más veraz sea ésta, más fácil se podrá dar con la intervención correcta (entre 2 o 3 sesiones).
     
  2. Intervención: una vez conscientes de cuál es el o los problemas, podemos comenzar a intervenir en ellos fijando los objetivos con el paciente y pasando a utilizar para cada caso concreto las técnicas que sean necesarias y haciendo feedback de su efectividad.
     
  3. Prevención de recaídas: sesiones una vez al mes o trimestrales para confirmar que los avances logrados son estables y adecuados.

  4. Alta: fin de la terapia

Cada sesión dura aproximadamente una hora. Habrá sesiones que duren un poco más y otras en las que sea revisión de tareas que puedan durar un poco menos.

Cada terapia es diferente, ya que depende de la problemática con la que acuda la persona. Hay trastornos más graves que otros y problemas de conductas más o menos complejos de trabajar. Además de la envergadura del tema de consulta, también tendrá mucho que ver la predisposición de la persona hacia su trabajo  y  motivación personal en su recuperación. El trabajo en sesión es muy completo por lo que es primordial que la persona que acuda tenga una actitud proactiva y trabajadora para poder mejorar lo antes posible.

En función de lo que salga en la valoración, los objetivos de trabajo difieren de un paciente a otro. Los objetivos siempre serán pactados con el paciente. Quizás en algunos habrá que trabajar autoestima, en otros manejo de la ira, habilidades sociales, resolución de conflictos, bajo deseo sexual…

La psicóloga interviene en la conducta del paciente, el psiquiatra interviene con tratamiento psicofarmacológico. En  ocasiones el completo de ambos tratamientos pueden ser muy eficaces para lograr superar las dificultades en las que se encuentra.

En la primera sesión de valoración, es recomendable que entren los progenitores del niño para que me detallen la problemática de su hijo, después en función de la edad, las sesiones irán destinadas a los niños y algunas combinadas con sus progenitores.

Dependiendo la edad del menor, podemos indicarle a dónde vamos y en qué consiste lo que se va a realizar, en otros casos no es necesario ya que la intervención con infantes es a través de juegos adecuados a su edad y se le puede explicar que va con una “seño” para jugar o para ayudarle a que se sienta más contento y relajado.

En la valoración inicial lo normal es que los padres entren primero para poder dar la información inicial sobre el menor, una vez que comienzan la intervención, los padres entran al final de consulta para seguir las pautas e indicaciones de la psicóloga o en el que caso que el niño tenga la suficiente edad para comprender se buscará otra vía, ya sea por email o whatsapp para dar las pautas.

La psicóloga está para ayudar y tiene también la obligación de guardar la confidencialidad del paciente, por lo que todo lo que se cuenta en consulta es uso exclusivo para la terapia. Obviamente no es necesario contarlo todo pero una mayor información sobre el caso, ayudará a avanzar más rápido y de una forma más eficaz al paciente en las sesiones de psicología.

El pasado da mucha información sobre el funcionamiento actual de la persona y ayuda a comprender mejor el porqué de su comportamiento y predecir en algunas ocasiones, comportamientos futuros.